El Secreto Milenario para Dejar de Fumar para Siempre


El fumar ayuda momentáneamente a olvidar tus ansiedades, sus tensiones, tus nervios. Otras cosas producen el mismo efecto:  masticar chicle pueden producir el mismo efecto pero nada lo consigue como el fumar.

En lo profundo de tu inconsciente el fumar está relacionado con la succión de la leche de los pechos de tu madre; y con la evolución de la civilización ninguna mujer quiere amamantar. Es natural, dar el pecho deforma los senos. Los senos pierden su redondez su belleza, el niño tiene unas necesidades diferentes. 

El niño no necesita un pecho redondo porque con un pecho redondo el niño moriría.

Si el pecho es muy redondo el niño no puede respirar mientras succiona la leche porque el pecho le aplasta la nariz y se asfixia. Las necesidades del niño son distintas a las del pintor, a las del poeta, a las de un hombre con sensibilidad estética. El niño necesita un pecho alargado para que su nariz quede libre y pueda alimentarse y respirar al mismo tiempo por eso cada niño intentará adaptar el pecho de acuerdo a sus necesidades y ninguna mujer quiere que se le deforme los senos porque forman parte de su belleza,  de su cuerpo, de su figura.

Por eso en la medida en que la civilización ha ido evolucionando a los niños se les separa prematuramente del pecho de la madre, y el anhelo de beber de sus madres sigue estando presente en sus mentes, por lo que siempre que la persona se encuentra nerviosa, tensa, ansiosa, el cigarrillo le ayuda, le ayuda a volverse otra vez un niño a relajarse en el regazo de su madre. El cigarrillo es muy simbólico es como el pezón de la madre y el humo que viene a través de él es caliente al igual que la leche de la madre, tienen una cierta similitud y quedas atrapado en ella.


Durante unos instantes eres un niño que no tiene ansiedades, problemas y responsabilidades. Dices que has estado fumando durante 30 años, que eres un fumador empedernido, que quieres dejar de fumar pero no puedes; no puedes porque tienes que cambiar las causas que lo han producido. 

He tenido éxito con muchas personas que han acudido a mí, al principio cuando se lo sugerían se reían; no podían creer que una solución tan simple les pudiera ayudar. Les decía "no intentes dejar de fumar consíguete un biberón y por la noche cuando nadie pueda verte debajo de las sábanas disfruta de la leche caliente" al menos no te hará ningún daño. 

Ellos decían pero ¿cómo puede ayudarme? yo les decía "olvídate de ello del cómo y del por qué simplemente hazlo te proporcionará un agradable alimento antes de dormir y no te hará ningún daño,  y tengo el presentimiento de que al día siguiente no tendrás tanta necesidad de fumar" Y se sorprendían poco a poco desaparecía la necesidad del cigarrillo porque la necesidad básica que les había quedado pendiente estaba siendo satisfecha. Ya no eran niños, estaban madurando y los cigarrillos desaparecían. 

No puedes detenerlo tienes que hacer algo que no sea perjudicial, que sea saludable como substituto para poder crecer y dejar de interesarte en los cigarrillos.

Los niños pequeños lo saben,  he aprendido el secreto de ellos;  si un niño está llorando o gritando porque tiene hambre y la madre no está cerca entonces se introduce en el dedo pulgar en la boca y lo comienzan a chupar al poco rato olvidara el llanto y el hambre y se dormirá. Ha encontrado un substituto que a pesar de que no lo nutre al menos le proporciona la sensación de algo similar, le relaja.

A algunas personas les es sugerido chuparse el dedo pulgar.

Si te incomoda demasiado utilizar un biberón y llenarlo de leche y que tu esposa se entere de ello o que tus hijos te vean hacerlo; lo mejor es que te acuestes con el dedo pulgar en la boca, chúpalo y disfrútalo. 

Siempre se reían de mi sugerencia pero luego volvían y me decían "me ha sido de mucha ayuda, el número de cigarrillos ha disminuido" 

Cada día necesitarás menos cigarrillos tal vez se requieran unas semanas hasta que desaparezcan por completo. Pero una vez que desaparezcan sin haberlo forzado desaparecerán para siempre.

Detener cualquier cosa es reprimirla y cualquier cosa reprimida volverá de nuevo con más fuerza, querrá vengarse. 

Nunca detengas nada; busca su causa básica e intenta encontrar algún sustituto que no te haga daño.

De este modo la causa básica desaparece el cigarrillo es sólo un síntoma así que lo primero es dejar de detenerlo, lo segundo es conseguirse un buen biberón y no te avergüences. Si te da vergüenza entonces utiliza tu pulgar. Tu pulgar no será tan bueno pero te ayudará. No sé de alguien que haya fracasado haciendo lo que te estoy diciendo ocurre que súbitamente, un día la persona no puede creer que se haya estado destruyendo innecesariamente su salud:  fumando humo sucio y destruyendo sus pulmones en vez de respirar aire puro y limpio.
El Secreto Milenario para Dejar de Fumar para Siempre El Secreto Milenario para Dejar de Fumar para Siempre Reviewed by Jesus Daniel on marzo 25, 2019 Rating: 5